ESPASA CALPE, S.A.
La Carta Escenarios Circulo Octogonus Pistas Misterio Making Of Autor Agradecimientos

- Capítulo I (PDF)
- Lectura virtual
- Audiolibro, 1º Capítulo
- Presentación Fnac
- Agradecimientos

Televisión:
- Periodista digital
- Telemadrid
- Cuarto milenio
- Literalia TV

Radio:
- Cadena Ser
- Cadena Ser. Milenio 3
- Cadena Comunidad
- Siluetas

 

El laberinto de agua
Comprar
Capítulo I

Alejandría, año 68 de nuestra era

En una aislada y humilde choza del barrio oriental de Alejandría, iluminada tan sólo por unas pequeñas lámparas de aceite, un anciano permanecía inmóvil en su lecho de muerte. Junto a él se encontraba Eliezer, su fiel discípulo, antaño un rico comerciante de telas de Judea que había abandonado su negocio para seguir a su maestro.

Los protagonistas de la tragedia vivida treinta y cinco años atrás habían desaparecido. Habían transcurrido poco más de tres décadas desde que Jesucristo fuera crucificado en el Gólgota; veinticuatro años desde que el prefecto del Imperio, Poncio Pilato, fuera desterrado a la Galia por el emperador Calígula y se suicidara; veinte desde que Caifás, presidente del Gran Sanedrín, falleciese en extrañas circunstancias.

Once de los doce discípulos que acompañaron al maestro en aquella Última Cena en el barrio de Sión habían corrido la misma suerte. Pedro había sido crucificado boca abajo justo un año antes en Roma por orden de Nerón; Bartolomé se dirigió a Turquía, donde unos bandidos lo despellejaron vivo; Tomás enfermó y falleció en un suburbio de la India; Mateo, después de disfrutar de una larga vida y de difundir el mensaje de su maestro en Etiopía, Persia y Macedonia, murió plácidamente; Santiago fue martirizado por orden de Ananías, sumo sacerdote y arrojado vivo desde un acantilado; Andrés, hermano de Pedro, fue crucificado en la ciudad griega de Patras; Santiago el Mayor sería degollado por orden de Herodes Agripa; Juan, hermano de Santiago, quemado en aceite hirviendo por orden de Domiciano; Felipe, crucificado por orden del procónsul de Roma en la ciudad de Hierápolis; Judas Tadeo moriría en el norte de Persia y Simón el Zelote, moriría martir, en la costa del Mar Negro. 

 

GRAHAM GREENE, El fin de la aventura (1951)

 

Descargar capítulo completo